Voltaire: Sobre la inoculación

Se afirma en Europa que los ingleses son tontos y locos. Tontos porque les dan la viruela a sus hijos para prevenir que la tengan; locos, porque transmiten un moquillo a sus hijos para prevenir un mal incierto. Los ingleses llaman cobardes y antinaturales al resto de los europeos.

Voltaire: Sobre la inoculación
Retrato de Voltaire por Maurice Quentin de La Tour (1736)
Contextorium

Es necesario saber, antes de leer esta carta, que Voltaire casi muere de viruela entre 1723 y 1724, y fue curado gracias al procedimiento de un doctor altamente criticado. Luego se muda a Londres, donde entre en 1726 y 1729, el francés escribe en inglés las originalmente llamadas Cartas Escritas en Londres Sobre los Ingleses y otros Temas. Publicadas primero en inglés en 1733, y en francés en 1734, el compendio de 24 cartas también es conocido como Cartas Filosóficas, Cartas Inglesas o Cartas Sobre la Nación de Inglaterra gracias a una edición revisada de 1778, año de su muerte, llamada Lettres Philosophiques sur les Anglais (Cartas Filosóficas sobre los Ingleses). El período histórico conocido como la Ilustración empieza con la publicación de este libro.

La carta número 11, servida líneas abajo, es uno de los escritos más famosos de Voltaire a favor de la inoculación contra la viruela, un tema recurrente a lo largo de su vida y en sus escritos. En 1756, Voltaire le inserta un párrafo a esta carta: “Se rezaría en París contra esta invención saludable, como se ha escrito veinte años antes contra las experiencias de Newton: todo prueba que los ingleses son más filósofos y más audaces que nosotros.”

Si bien hay un par de traducciones al español de este libro dando vueltas por internet, en enero de 2022 hicimos esta nueva traducción desde la carta original en inglés, evitando dejar de lado, como otros traductores, el carácter y las críticas filosas del autor. Es el capítulo 6 de nuestra serie Sobre la Vacunación.

Autor: Voltaire

Libro: Cartas Filosóficas sobre los Ingleses (1729)

Carta 11: Sobre la Inoculación

Se afirma sin querer en los países cristianos de Europa que los ingleses son tontos y locos. Tontos, porque les dan la viruela a sus hijos para prevenir que la tengan; y locos, porque transmiten gratuitamente un cierto y terrible moquillo a sus hijos, simplemente para prevenir un mal incierto. Los ingleses, por otro lado, llaman cobardes y antinaturales al resto de los europeos. Cobardes, porque tienen miedo de someter a sus hijos a un poco de dolor; antinaturales, porque los exponen a morir alguna u otra vez de viruela. Pero para que el lector pueda juzgar si los ingleses o los que difieren de ellos en opinión tienen razón, aquí sigue la historia de la famosa inoculación que se menciona con tanto pavor en Francia.

Las mujeres circasianas, desde tiempos inmemoriales, han transmitido la viruela a sus hijos cuando no tenían más de seis meses, haciendo una incisión en el brazo y poniendo en esta incisión una pústula tomada cuidadosamente del cuerpo de otro niño. Esta pústula produce en el brazo en que se deposita el mismo efecto que la levadura en un trozo de masa: fermenta y difunde por toda la masa de sangre las cualidades de las que está impregnada. Las pústulas del niño en quien se ha inoculado la viruela artificial se emplean para comunicar el mismo moquillo a otros. Hay una circulación casi perpetua de él en Circassia; y cuando, por desgracia, la viruela abandona por completo el país, los habitantes se encuentran en una gran angustia y perplejidad como cuando en otras naciones su cosecha se queda corta.

La circunstancia que introdujo una costumbre en Circasia, que a los demás les parece tan singular, es sin embargo una causa común a todas las naciones, me refiero a la ternura y el interés maternal.

Los circasianos son pobres, y sus hijas son hermosas, y de hecho es en ellas donde reside su principal comercio. Amueblan con bellezas los harenes del sultán turco, del sufí persa y de todos aquellos que son lo suficientemente ricos como para comprar y mantener tan preciosas mercancías. Estas doncellas están muy honorable y virtuosamente instruidas para acariciar a los hombres; se les enseñan bailes de un tipo muy cortés y afeminado; y cómo realzar, con los artificios más voluptuosos, los placeres de sus desdeñosos amos a quienes están destinadas. Estas infelices criaturas repiten su lección a sus madres de la misma manera que las niñas entre nosotros repiten su catecismo, sin entender una sola palabra de lo que dicen.

Ahora bien, a menudo sucedía que después de que un padre y una madre se habían ocupado al máximo de la educación de sus hijos, se veían frustrados de todas sus esperanzas en un instante. La viruela entró en la familia, una hija murió a causa de ella, otra perdió un ojo, una tercera quedó con una gran nariz luego de su recuperación, y los infelices padres quedaron completamente arruinados. Incluso con frecuencia, cuando la viruela se hizo epidémica, el comercio se suspendió durante varios años, lo que redujo considerablemente los harenes de Persia y Turquía.

Una nación comerciante está siempre atenta a sus propios intereses y se aferra a cada descubrimiento que pueda ser de ventaja para su comercio. Los circasianos observaron que apenas una persona entre mil era atacada alguna vez por una viruela de tipo violento. Que algunos incluso pasaron positivamente por este moquillo tres o cuatro veces, pero nunca dos veces como para que resulte fatal; en una palabra, que nadie la tuvo nunca en grado violento dos veces en su vida. Observaron, además, que cuando la viruela es del tipo más leve y las pústulas sólo tienen una piel tierna y delicada para abrirse paso, nunca dejan la menor cicatriz en la cara. De estas observaciones naturales llegaron a la conclusión de que, en caso de que un niño de seis meses o un año de edad tuviera un tipo más leve de viruela, no moriría de ella, no quedaría marcado, ni sería afligido con eso de nuevo jamás.

Por lo tanto, para preservar la vida y la belleza de sus hijos, lo único que quedaba era darles la viruela en sus años de infancia. Esto lo hicieron, inoculando en el cuerpo de un niño una pústula tomada del tipo de viruela más regular y al mismo tiempo más favorable que podía obtenerse.

El experimento no podía fallar. Los turcos, que son gente de buen sentido, adoptaron pronto esta costumbre, hasta el punto de que en este tiempo no hay un Pachá en Constantinopla que no transmita la viruela a sus hijos de ambos sexos inmediatamente después de ser destetados.

Algunos dicen que los circasianos tomaron prestada esta costumbre antiguamente de los árabes; pero dejaremos la aclaración de este punto de la historia a algún benedictino erudito, quien no dejará de compilar muchos folios sobre este tema con varias pruebas o autoridades. Todo lo que tengo que decir al respecto es que, al comienzo del reinado del rey Jorge I, Lady Wortley Mountagu, una mujer de un genio tan fino y con una fuerza mental tan grande como cualquiera de su sexo en los Reinos Británicos, estando con su marido, que era embajador en el puerto, no tuvo escrúpulos en comunicar la viruela a un niño que había dado a luz en Constantinopla. El capellán le dijo a su dama, en vano, que se trataba de una operación no cristiana y, por lo tanto, que solo tendría éxito en los infieles. Sin embargo, tuvo el efecto más feliz sobre el hijo de Lady Wortley Mountagu, quien, a su regreso a Inglaterra, comunicó el experimento a la princesa de Gales, ahora reina de Inglaterra. Debe confesarse que esta princesa, abstraída de su corona y títulos, nació para fomentar a todo el círculo de las artes y para hacer el bien a la humanidad. Aparece como una amable filósofa en el trono, sin haber dejado escapar nunca una oportunidad de mejorar los grandes talentos que recibió de la naturaleza, ni de ejercer su beneficencia. Es ella quien, siendo informada que una hija de John Milton estaba viviendo, pero en circunstancias miserables, le envió inmediatamente un regalo considerable. Es ella quien protege al erudito padre Courayer. Es ella quien condescendió a intentar una reconciliación entre el dr. Clark y el sr. Leibnitz. En el momento en que esta princesa oyó hablar de la inoculación, hizo que se hiciera un experimento con cuatro criminales condenados a muerte, y por ese medio preservó sus vidas por partida doble; porque ella no sólo los salvó de la horca, sino que por medio de esta viruela artificial evitó que alguna vez tuvieran ese moquillo de una manera natural, con el que muy probablemente habrían sido atacados en un momento u otro, y podrían haber muerto a una edad más avanzada.

La Princesa, estando segura de la utilidad de esta operación, hizo que sus propios hijos fueran inoculados. Una gran parte del reino siguió su ejemplo, y desde entonces diez mil niños, por lo menos, de alto rango, deben de esta manera sus vidas a Su Majestad y a Lady Wortley Mountagu; y otras tantas del bello sexo agradecen a ellas por su belleza.

Según un cómputo general, sesenta de cada cien personas tienen viruela. De estos sesenta, veinte mueren a causa de ella en la estación más favorable de la vida, y otros tantos llevan los desagradables restos de ella en sus rostros mientras viven. Así, una quinta parte de la Humanidad muere o es desfigurada por este moquillo. Pero no resulta fatal para ninguno de los que son inoculados en Turquía o en Inglaterra, a menos que el paciente sea enfermizo o que hubiera muerto si no se le hubiera hecho el experimento. Además, si la inoculación fue perfecta, nadie queda desfigurado, nadie tiene la viruela por segunda vez. Por lo tanto, es cierto que si la dama de algún embajador francés hubiera traído este secreto desde Constantinopla a París, la nación le habría estado eternamente agradecida. Entonces el duque de Villequier, padre del duque d’Aumont, que goza de la constitución más vigorosa, y es el hombre más saludable de Francia, no habría sido cortado en la flor de su edad.

El príncipe de Soubise, feliz en su mejor momento de salud, no habría sido arrebatado a los veinticinco; ni el delfín, abuelo de Luis XV, hubiera sido puesto en su tumba en su año cincuenta. Las veinte mil personas que la viruela barrió en París en 1723 habrían estado vivas en este tiempo. ¡Pero a los franceses no les gusta la vida, y la belleza es una ventaja tan insignificante como para que las damas la desprecien! Hay que confesar que somos un tipo extraño de gente. Quizá nuestra nación imite, dentro de diez años, esta práctica de los ingleses, si el clero y los médicos les dieran permiso para hacerlo: o posiblemente nuestros campesinos introduzcan la inoculación dentro de tres meses en Francia por mero capricho, en caso de que los ingleses la suspendieran por inconstancia.

Me informan que los chinos han practicado la inoculación estos cien años, circunstancia que juega mucho a su favor, ya que se cree que son las personas más sabias y mejor gobernadas del mundo. Los chinos en realidad no comunican este moquillo por inoculación, sino por la nariz, de la misma manera que tomamos rapé. Esta es una forma más agradable, pero luego produce los mismos efectos; y prueba al mismo tiempo que si la inoculación se hubiera practicado en Francia, habría salvado la vida de miles.



Enciclopedia Católica: Vacunación & Edward Jenner
La gente poseía un método protector eficaz contra la viruela desde los tiempos más antiguos. Se dice que los brahmanes del Indostán transfirieron el veneno de la viruela a personas sanas mediante incisiones en la piel. En China, la gente se tapaba la nariz con incrustaciones de viruela.
👈🏽 SOBRE LA VACUNACIÓN, CAPÍTULO 5

Conectorium: Epidemias y Política, parte 1
Confiamos en estas cosas tanto como damos por sentado que mañana va a salir el sol. Confiamos incluso en el dealer de drogas, legales a ilegales, y nos tomamos un paracetamol, un migranol, una aspirina, un MDMA, sin miedo, sin preguntar qué lleva dentro.
SOBRE LA VACUNACIÓN, CAPÍTULO 7 👉🏽

#solo en conectorium #joya #francés